A importancia de vacinar ao noso can

Vacunar implica que nuestra mascota quede protegida de muchos virus causantes de muchísimas enfermedades, que en la mayoría de casos pueden ser mortales.

Cuando se vacuna a nuestra mascota se produce la estimulación de su sistema inmune para generar anticuerpos o defensas que le protegen de determinadas enfermedades. La vacunación tiene un efecto temporal, y por esto se debe repetir una vez a año durante toda la vida nuestra mascota. Ningún animal que no esté vacunado está libre de poder contagiarse de algún virus, sobretodo los cachorros y los perros geriátricos, ya que su inmunidad es mucho más débil. Es importante saber, que aunque nuestra mascota sea mayor o cachorro y no salga de casa, se puede contagiar de algún virus; es un error pensar que no, porque podemos llevarlos en la suela de los zapatos, en las manos… por haber tocado a otro perro, etc…SIEMPRE hay que vacunar, salgan o no a la calle.

El profesional veterinario adecua el protocolo de vacunación dependiendo del tipo de vida que vaya a tener nuestra mascota.

 

¿Con que edad hay que empezar a vacunar?

Los cachorros destetados mantienen cierto grado de inmunidad, pero esta inmunidad se va debilitando con el tiempo, entonces un cachorro es muy susceptible a muchas enfermedades a partir del mes y medio, por esto con esta edad es recomendable tener una visita con nuestro veterinario para una exploración general, aumentar sus defensas, desparasitar, y prepararlo, y asi en unos días poder aplicar su primera vacuna, ya que no se puede vacunar sin antes haber desparasitado. Tras la primera aplicación el veterinario nos indicará las fechas para las próximas vacunas.

 

¿Que enfermedades son tan peligrosas para nuestra mascota?

 

Moquillo canino: Es una enfermedad altamente contagiosa entre los perros, y el medio de transmisión es por las secreciones nasales y oculares de los perros infectados. Sus síntomas son diarreas, tos, fiebre, convulsiones y mioclonias (esto ocurre cuando la enfermedad está avanzada, que son movimientos involuntarios de los músculos). El virus del moquillo canino afecta al sistema digestivo, respiratorio y nervioso. En caso de que el cachorro se recupere de la enfermedad, el sistema nervioso puede quedar dañado para siempre.

 

Parvovirosis canina: Esta enfermedad también es muy contagiosa entre perros. Sus sintomas son fiebre, diarreas hemorrágicas (con olor muy fuerte) y vómitos. El virus es muy resistente, tanto que puede permanecer vivo en el ambiente durante meses.

 

Leptospirosis: Es una enfermedad producida por bacterias, y es importante saber que es una zoonosis , es decir que puede afectar al hombre. Sus síntomas son: fiebre al principio, mucha debilidad, rigidez muscular, deshidratación, inapetencia, diarrea, dificultad respiratoria, afectación hepática y renal, produciendo el fallecimiento. En algunos casos los perros requieren un tratamiento de larga temporada para conseguir recuperarse bien.

 

Rabia: esta enfermedad está causada por un virus y es incurable y mortal. Afecta al sistema nervioso central. Su contagio es a través de saliva o mordedura de cualquier animal infectado de la rabia. Sus síntomas son: ansiedad, alteración en el comportamiento del animal, hipersalivación, agresividad e imposibilidad de tragar agua. Esta enfermedad puede afectar al hombre y a cualquier mamífero.

 

Tos de las perreras o traqueobronquitis canina: enfermedad al igual que las otras muy contagiosa entre perros. Suele ser muy común en zonas donde se reúnen muchos perros (parques, etc). Afecta al sistema respiratorio, por lo cual sus síntomas son: tos ronca y seca, dificultad para respirar, apatía, inapetencia y en algunos casos fiebre.

 

Hepatitis infecciosa canina: esta enfermedad se transmite entre perros por contacto con la saliva, orina o heces, de otro perro infectado. Sus síntomas son parecidos a los del moquillo, pero el final aparece fallo renal y hepático, problemas oculares, respiratorios, y es muy grave.

 

Coronavirus: Esta enfermedad afecta al sistema digestivo, y puede ser muy grave para los cachorros. Sus síntomas son: vómitos, deshidratación, diarreas, inapetencia, mucha debilidad y apatía.

 

Existen diferentes tipos de vacunas, de las cuales algunas son obligatorias, y otras opcionales, pero es muy recomendable aplicarlas todas, ya que en el caso contrario nuestro perro no quedará protegido de todos los virus de los que acabamos de hablar. Como bien dice el refrán… mejor prevenir que curar…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s